Usted está aquí:Noticias/Plan de Formación 2016
Jueves, 10 Marzo 2016 23:00

Plan de Formación 2016

Nunca es un año más…

Si de lo que se trata es de transformar la sociedad –tanto en su cotidianidad, en sus cuestiones inmediatas, en el reclamo más simple y justo, como en sus condiciones estructurales, sus derroteros de más larga duración, sus bases socioeconómicas, culturales y de destino-, entonces la sola “interpretación” de la misma no alcanza; su estudio cual objeto separado, aislado de la práctica social aparece como inútil, estéril, innecesario.

La teoría, entonces, tratada, trabajada como resultado y como plataforma: resultado de la acción social concreta, a la vez que plataforma –resultado- desde la cual volver a la práctica. Ni más ni menos que éste es el gran desafío a resolver por las propuestas de la Formación Sindical que queremos llevar adelante con el Instituto Cuesta-Duarte y en acuerdo con las organizaciones sindicales.

Desafío que se arropa con la construcción permanente de los valores que dieron nacimiento a la lucha organizada de los trabajadores: la solidaridad, la búsqueda de justicia social, la construcción de la unidad. En el horizonte lejano: una nueva forma de organizar la sociedad, sin explotación, sin necesidades básicas insatisfechas, sin pobreza, sin egoísmo.

Construir la identificación del trabajador consigo mismo, con los suyos, con su centralidad en el desarrollo actual y futuro de su sociedad, con su protagonismo consciente en la transformación de la vida –la inmediata y la de largo plazo-: he ahí otro desafío de la Formación Sindical en los tiempos que corren.

Sistematizar, articular, profundizar las experiencias y el conocimiento acumulado por más de un siglo de luchas, de triunfos y derrotas, de alegrías y tristezas, de avances y retrocesos: he aquí un camino para construir nuevos caminos.

La larga marcha de los trabajadores uruguayos y sus objetivos actuales se entrelazan, se retroalimentan, se proyectan en el trabajo de Formación Sindical. De hecho, como hemos dicho:

“El explosivo crecimiento del Movimiento Sindical, en un contexto de crecimiento de la actividad económica y de impulso de transformaciones profundas en el marco de las relaciones laborales, con la aprobación y vigencia de leyes como la de protección de la Actividad Sindical, la de negociación Colectiva, la de Tercerizaciones, y otras, nos presenta nuevos y más hondos desafíos políticos-organizativos, los que podrán ser resueltos de mejor manera si potenciamos y multiplicamos los instrumentos, las medidas y los recursos para la Formación Sindical…”. (Junio 2015)

Anteriormente, en ocasión del 9º Congreso, resolvíamos que la Formación Sindical
“…deberá ser diseñada de manera que pueda llegar efectivamente a la mayor cantidad de trabajadores posibles para dotarlos de herramientas necesarias para su accionar concreto. Además se entendió necesario fortalecer los contenidos teóricos con aplicación práctica de los mismos en todos los frentes…”.

Esto ha implicado que el pasado año reformuláramos la anterior Escuela Superior, hoy Curso Nacional, ampliando la carga horaria, involucrando a otras instituciones y sumando horas de práctica sindical concreta. Pero no menor ha sido su implementación en horario diurno y con utilización de licencia sindical a efectos de combatir la enorme deserción que durante algunos años caracterizó esta experiencia de Formación que ofrecíamos como Instituto. Dos cuestiones intentamos conjugar en el cambio: la jerarquización de la formación sindical mediante la utilización de los espacios de libertades sindicales que hemos conquistado en los últimos años y revertir la deserción. Ambos objetivos se han logrado. Sin embargo existen sectores de trabajadores que no pueden efectivamente participar en horario diurno: el 2016 verá renacer y convivir ambas propuestas, el Curso Nacional concentrado en seis semanas y en horario diurno, junto a su anterior formato con inicio en Abril y finalización en diciembre y en horario nocturno.

Nuevas realidades nos desafiaron y empezamos a dar respuesta: el innegable lugar de los medios de comunicación en la construcción de subjetividades, de prácticas sociales, de valores y expectativas, su lugar en la generación de agenda política y inocultable ligazón con intereses económicos particulares, no obligó a transitar la senda del análisis de su papel y el de nuestros precarios, irregulares y dispersos medios de comunicación. El trabajo con la Facultad de Información y Comunicación de la Universidad de la República, este año será de vital importancia.

Las necesidades de trabajadores discapacitados también marcaron el trabajo del pasado 2015 y continuarán, ampliando la apuesta, este año. Trabajadores sordomudos y trabajadores ciegos hacen sus primeras experiencias junto al Instituto Cuesta-Duarte y nos desafían a ir a más.

Algunas actividades del pasado año nos dejaron trabajo por delante. A propuesta de AEBU, acordamos en empezar a forjar un Fondo de Recursos para Formación Sindical, en el que las organizaciones sindicales dispongan de sus propias capacidades y las compartan con aquellas que las necesiten (salas, audio, proyectores, etc.), mediante un simple programa de intercambio de información y coordinación que las vincule y potencie la tarea formativa.

Por último,

“la Formación Sindical que impulse el Instituto debe ser planificada y acordada en un intercambio permanente con las organizaciones así como con los Plenarios Inter-sindicales, porque debe responder a sus necesidades y particularidades. También somos de la opinión que debe esforzarse por responder a los lineamientos estratégicos del PIT-CNT, así como por su historia y su actualidad: reconocer el largo camino constructor de unidad, los enormes avances conquistados en todas las áreas y dar respuesta a los nuevos problemas que presenta la lucha de clases en tiempos de capitalismo mundializado, son los desafíos que se imponen para nuestro trabajo.

El intercambio con experiencias de Formación Sindical de la región, con todas sus contradicciones y dificultades, es otra de las tareas que deberemos enfrentar, reconociendo para ello la existencia de paradigmas diferentes, de formas y estructuras múltiples y de resultados diversos para sus trabajadores”.
Por todo esto, continuaremos promoviendo una relación fraternal con organizaciones sindicales de otros países, bajo el signo del respeto, de la independencia y del natural encuentro de los trabajadores en el terreno de la acción social concreta, esa que nos une más allá de fronteras nacionales, recorridos históricos singulares y diferentes referencias ideológicas.

Más información

Visto 1412 veces Modificado por última vez en Viernes, 11 Marzo 2016 13:04
Valora este artículo
(0 votos)