Usted está aquí:Noticias/Fondo de Garantía de Créditos Laborales
Miércoles, 17 Julio 2019 00:00

Los Consejos de Salarios en peligro

Los Consejos de Salarios corren peligro. Hay quienes buscan suspenderlos, como sucedió en algún momento de la historia, o deliberadamente llevarlos a la mínima expresión.

Son la principal herramienta que regula las relaciones laborales colectivas en el país. No son una creación de estos tiempos, tienen muchos años y han sido el soporte para todos los laudos y convenio colectivos existentes en la actividad privada.

Nacieron hace más de 70 años, en el año 1943 del siglo pasado y a imagen y semejanza de la OIT se constituyó un mecanismo tripartito (trabajadores, patrones y estado) para que en forma negociada se fijaran los salarios mínimos y categorías laborales por rama o sector de actividad.

Así surgieron los salarios y categorías en los sectores del comercio, la construcción, metalúrgica, salud, transporte, etc. Posteriormente si había acuerdo de partes se agregaba en los acuerdos las condiciones de trabajo y como somos un país con inflación, se incorporaron los ajustes porcentuales de salarios, para evitar la pérdida del poder adquisitivo y además posibilitar el crecimiento del salario real.

Esta modalidad de relaciones laborales llamada Consejos de Salarios, construida en el país hace tantos años, permitió que durante largos períodos de tiempo en el Uruguay mejoraran los índices de equidad y justicia social, que las riquezas que produce el país se distribuyeran mejor y que sobresaliera en la región, siendo uno de los países latinoamericanos con menor desigualdad.


Dijimos largos períodos de tiempo, porque no fue siempre en estos casi 80 años, supimos tener etapas donde los Consejos no funcionaron y el retroceso y pérdida salarial fueron grandes.

Los años de dictadura, la década del 90 y parte de la 2000 son elocuentes. Fueron años donde los patrones fijaban en forma unilateral las condiciones de trabajo y salario.

Pero además los resultados de los Consejos de Salarios no sólo impactan en los trabajadores, que somos la inmensa mayoría de los uruguayos, sino que también tiene importantes efectos en los jubilados y pensionistas, ya que las pasividades se ajustan por el Índice Medio de Salarios, que surgen de los acuerdos logrados en las mesas de negociación, también impactan en el consumo interno, en la venta de los comercios, grandes y chicos, en los servicios, es decir afecta o mueve la actividad de todo el país.


Decíamos al principio que este mecanismo de negociación que por tantos años regula las relaciones laborales colectivas, está amenazado y corriendo peligro.

Hay sectores empresariales y políticos, que aduciendo el accionar sindical, buscan minimizar o hacer desaparecer uno de los principales mecanismos que existen para mantener y avanzar en la justicia social. Por ejemplo, pretenden que los ajustes salariales semestrales o anuales que percibimos, no se negocien más en los consejos de salarios y que esto se resuelva o no, entre cada trabajador con su patrón, es decir, que quede liberado a la relación personal de trabajo, en otras palabras transformar los consejos de salarios en inocuos y que por la vía de los hechos no tenga razón su existencia y obligue a cada empleado resolver en forma individual sus condiciones laborales.

La actitud de la Asociación y la Federación Rural de retirarse de la negociación en los grupos rurales y la agresividad de las cámaras empresariales en la OIT, son un claro ejemplo de los que decimos y una acción deliberada para ejercer presión en este año electoral.

Estas amenazas e intentos por volver a los 90, no son ajenos a la realidad latinoamericana de gobiernos de derecha. Los ataques de Bolsonaro en Brasil contra los derechos civiles, o los ajustes regresivos contra los pobres en Argentina, son ejemplos claros que los que se busca y Uruguay no está al margen.

Son muchos los temas que se definen en estos meses, cosas tan trascendentes como los consejos de salarios, tan incorporados a la vida cotidiana que a veces no nos damos cuenta de su magnitud si algún día lo perdiéramos.

Es la hora de defender las conquistas obtenidas, no hay avances posibles si se desmoronaran los cimientos actuales.

Debemos estar alerta, defender la negociación colectiva es avanzar en más equidad y justicia social.

Los consejos de salarios, su destrucción o minimización, sería un gran retroceso en el país. Otro Uruguay sería

Instituto Cuesta Duarte
Julio 2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 317 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Julio 2019 15:03
Valora este artículo
(0 votos)